ECP urge al Gobierno que explicite su rechazo al MidCat

La Comisión Reguladora de la Energía francesa y la CNMC española rechazaron el pasado martes dar continuidad a los permisos y financiación del proyecto de gasoducto MidCat-STEP entre Francia y Cataluña. El proyecto, según estas autoridades, es caro, innecesario y no ofrece garantías de recuperar la inversión ni de proveer una interconexión firme. Ambas instituciones se plantean, según su comunicado, el futuro del gas como fuente de energía en esta zona de Europa a la luz del Paquete de Energía Limpia de la UE.

En este sentido, resultan alarmantes las declaraciones a las que hacen referencia medios especializados, según las cuales la Comisión Europea pretendería continuar apoyando nuevas interconexiones de gas, bajo el pretexto de una Unión de la Energía. Según las fuentes citadas, el proyecto STEP seguiría siendo de interés común y podría continuar contando con el apoyo de la UE para análisis adicionales. Por todo ello, En Comú Podem ha registrado una batería de preguntas al Gobierno relativas a este posicionamiento de la Comisión Europea.

El empecinamiento del Comisario de Energía, Miguel Arias Cañete, que ya ha declarado en numerosas ocasiones que considera necesarias las interconexiones, no puede alentar un nuevo agujero económico y medioambiental para los intereses de los territorios afectados.

El modelo de transición energética que se proyecta para las próximas décadas no puede incorporar la posibilidad de convertirnos en un hub gasista. Según En Comú Podem, una apuesta así, podría ralentizar la transición hacia un mix 100% renovable. Por todo ello, “urge que el Gobierno español explicite, como ha hecho el Gobierno francés, que no está interesado en la construcción de un gaseoducto sin justificación ni viabilidad técnica y ambiental”, señala el portavoz adjunto de ECP, Josep Vendrell. De hecho, En Comú Podem ha registrado una batería de preguntas al Gobierno relativas al posicionamiento de la Comisión Europea a favor del gasoducto.

El también portavoz de Unidos Podemos en la Comisión de Energía reclama que el Ejecutivo colabore con la paralización definitiva, “abriendo paso a un paradigma que favorezca una transición energética sostenible y justa en el territorio catalán”.

Finalmente, ECP considera “intolerable” que sea ni tan siquiera debatible que se pueda construir una nueva e innecesaria obra faraónica que afectaría al territorio y al modelo productivo de Cataluña, dificultando enormemente la consecución de los objetivos contra el cambio climático.