El Congreso aprueba la propuesta de En Comú Podem de poner en marcha un Impuesto a las Transacciones Financieras

La propuesta contempla que al menos la mitad de lo recaudado se destinará a una redistribución más social y equitativa de la riqueza y, en particular, a financiar políticas sociales específicas.

El Congreso de los Diputados ha aprobado hoy una Proposición no de Ley (PNL) del grupo parlamentario confederal de Unidos Podemos – En Comú Podem – En Marea para poner en marcha un Impuesto a las Transacciones Financieras (ITF). Según algunas fuentes, este impuesto permitiría recaudar alrededor de 35.000 millones de euros en el conjunto de Europa y unos 5.000 en el caso español.

La idea de crear una tasa para gravar las transacciones financieras y reducir los movimientos especulativos y la volatilidad de los mercados tiene su origen en los años 70, con la Tasa Tobin, y se ha hablado de ella con frecuencia. Una de las últimas veces fue durante la etapa más álgida de la crisis económica, en el 2009, cuando el G20 recuperó esta posibilidad. Sin embargo, tal y como ha recordado hoy el diputado de En Comú Podem Josep Vendrell en la Comisión de Hacienda y Administraciones Públicas, desde entonces “se ha avanzado muy lentamente en su aprobación. España ha sido uno de los países que, junto a otros como Alemania, Bélgica, Estonia, Eslovaquia o Portugal, han diluido y retrasado la aplicación del impuesto”.

“La especulación financiera está en el origen de la crisis, del crecimiento de las desigualdades y en la perdida de la capacidad de los gobiernos y de la propia Unión Europea de regular y de controlar la economía para someterla al interés general”, ha dicho el diputado durante su intervención. Es por ello que En Comú Podem propone impulsar la aprobación de la propuesta inicial de la Comisión de 14 de Febrero de 2013. Aunque esta propuesta, menos ambiciosa que las anteriores, no concreta cifras de manera definitiva, se habla de aplicar el 0,1% sobre las transacciones de acciones y bonos y el 0,01% para las operaciones de derivados que los estados podrían incrementar unilateralmente.

“No es la solución óptima, pero supondría un paso adelante hacia una fiscalidad global más justa. Es prioritario crear este instrumento, la Unión Europea lo necesita no solo para hacer frente a la especulación de capitales sino para aumentar también los recursos públicos”, ha dicho al respecto Vendrell. La PNL aprobada también incluye una segunda fase que consistiría en impulsar las actuaciones necesarias para aprobar un Impuesto a las Transacciones Financieras más ambicioso que tenga cómo prioridad reducir drásticamente la especulación en los mercados financieros. La propuesta contempla, además, una enmienda acordada con el grupo parlamentario socialista y que especifica que “al menos la mitad de los mayores ingresos generados se destinarán a una redistribución más social y equitativa de la riqueza y, en particular, a financiar políticas sociales específicas”.

La PNL ha sido aprobada con los votos favorables de PSOE, ERC, PNB y el grupo mixto. El PP ha votado en contra.