El Congreso aprueba la propuesta de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea para defender la gestión pública de los saltos hidroeléctricos

La moción del Grupo Confederal busca garantizar que los beneficios de las riquezas hidráulicas reviertan en los territorios

El Congreso de los Diputados ha dado luz verde a una moción de Unidos Podemos- En Comú Podem- En Marea para defender la gestión pública de los saltos hidroeléctricos con el objeto de reducir los precios de la electricidad, maximizar la penetración de energías renovables y apoyar la transición energética en España.

La moción, fruto de una interpelación a la ministra Teresa Ribera del portavoz adjunto de En Comú Podem, Josep Vendrell, defiende que hacer accesible las riquezas hidráulicas de un territorio enriquece notablemente la vida de sus habitantes, pero que han sido “los intereses de las grandes empresas los que se reservaron en su día el aprovechamiento de la energía liberada”.

España es uno de los principales países de Europa en aprovechamientos hidroeléctricos, con 800 centrales que aprovechan parte del caudal de los ríos y de las llamadas a pie de presa, que reciben el agua de los embalses. Estas centrales, construidas durante la dictadura franquista sin atender las peticiones de la ciudadanía ni las demandas de los territorios, han sido gestionadas por un modelo en el que a cambio de la inversión para explotar los saltos hidráulicos, la Administración ofrecía a las empresas constructoras un período de 75 años para explotarlas, pero en muchas ocasiones se han alargado los periodos de las concesiones con una absoluta opacidad.

Por otro lado, estas empresas se han resistido a cumplir la ley, que establecía que el 25% de la producción de las centrales hidroeléctricas o su valor monetario debía destinarse a las Confederaciones Hidrográficas para invertir en la restitución del territorio afectado. Una obligación que estaba recogida de forma taxativa en el clausulado de las concesiones realizadas hace décadas. Es decir, que centrales que hemos pagado entre todos, concesiones hiperamortizadas, ni tan siquiera habrían cumplido con las obligaciones establecidas en su propio reglamento.

Por todo ello, la moción de Unidos Podemos- En Comú Podem-En Marea plantea garantizar que los saltos hidroeléctricos sean gestionados con principios rectores claros y auditar las concesiones del dominio público hidráulico para establecer los diferentes vencimientos y analizar si se han cumplido las condiciones de la concesión.

La propuesta del Grupo Confederal también defiende que se debe actuar con transparencia, dando a conocer a CCAA, ayuntamientos y a la ciudadanía cuál es la situación administrativa de cada salto y cuál es su fecha de caducidad. Por otro lado, el texto aprobado en el Pleno también expone la necesidad de facilitar y promover la creación de sociedades públicas en las cuencas hidrográficas intercomunitarias, que son competencia estatal, para explotar instalaciones hidroeléctricas con la participación de las confederaciones, las CCAA y los ayuntamientos de las zonas afectadas.

En este sentido, Josep Vendrell ha defendido que “el almacenamiento de la energía eléctrica no consumida y la adaptación técnica es clave para configurar una transición energética que permita reducir las emisiones y combatir el cambio climático”.