El Congreso insta al Gobierno a obligar a la Iglesia Católica a pagar el IBI y el IRPF a propuesta de En Comú Podem

Josep Vendrell ha asegurado que “lo que no paga la Iglesia lo acaban pagando los ciudadanos, por lo que exigimos que se denuncien los acuerdos actuales entre España y la Santa Sede”

La Comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados ha aprobado hoy la Proposición No de Ley presentada por En Comú Podem en la que se insta al Gobierno a revisar los beneficios fiscales de los que disfruta la Iglesia Católica, en particular, en lo que respecta a las exenciones en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y aplicar una fiscalidad de carácter general a aquellos bienes de las confesiones religiosas que no tengan un uso social y no lucrativo.

Durante la Comisión de Hacienda, el diputado de En Comú Podem, Josep Vendrell, ha asegurado que “lo que no paga la Iglesia lo terminan pagando las ciudadanas y ciudadanos, fieles o no fieles”, “una anomalía que crea una situación de privilegio hacia una confesión en un Estado declarado por la Constitución como aconfesional”.  El diputado de En Comú Podem ha recordado que los privilegios de la Iglesia Católica son heredados del franquismo, es decir, se trata de un problema no resuelto durante la transición”.

Así, la Proposición No de Ley defiende que se deben establecer mecanismos que permitan que las distintas subvenciones que reciban las confesiones religiosas, incluida la Iglesia Católica, se doten de nitidez y transparencia en el gasto, tal y como se exige a todos aquellos que reciben dinero del Estado, incluida la intervención del Tribunal de Cuentas, ya que, según Vendrell, “resulta alarmante la falta de transparencia para conocer qué se hace con los más de 250 millones de euros públicos que van de la casilla del IRPF a  la Iglesia Católica”.

Finalmente, también se insta al Gobierno a Suprimir progresivamente la asignación tributaria a la Iglesia Católica en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en la senda de conseguir la completa autofinanciación de la Iglesia Católica a través de sus fieles.

La propuesta, pactada con una transaccional del PSOE, ha quedado aprobada con 18 votos a favor, 17 en contra y una abstención.