En Comú Podem condena la masacre de manifestantes en Gaza y exigen que los responsables israelíes sean juzgados en tribunales internacionales

El pasado 30 de marzo, 18 manifestantes palestinos murieron y cerca de 1500 personas fueron heridas, entre ellas 750 disparadas con munición real, al ser tiroteadas por francotiradores del Ejército de Israel cuando realizaban varias manifestaciones pacíficas en la Franja de Gaza durante la “Gran Marcha del Retorno”.  Esta marcha, que reclamaba el derecho al retorno de las personas refugiadas, el fin del bloqueo y la ocupación, fue realizada el Día de la Tierra Palestina, como inicio de una campaña de movilizaciones populares que culminará el próximo 15 de mayo, día que se conmemora la expulsión y limpieza étnica de la mayor parte de la población palestina en 1948.

Desde En Comú Podem expresamos nuestra más profunda consternación y repulsa por la masacre nuestra solidaridad con las víctimas y sus familiares, a los que trasladamos nuestras más sentidas condolencias. Expresamos nuestra más rotunda condena por el uso deliberado de fuego real contra cerca de 30.000 manifestantes pacíficos, hombres, mujeres y niños como una intolerable y gravísima violación de los más básicos derechos humanos -como el derecho a la vida, a la libertad de expresión y reunión-, el derecho internacional humanitario y  las Convenciones de Ginebra que evoca la masacre de manifestantes pacíficos realizada por el régimen de apartheid de Sudáfrica en Sharpeville en 1960.

Exigimos al Gobierno de Israel el cese inmediato de cualquier tipo de violencia contra los  manifestantes palestinos y palestinas y el establecimiento de una investigación independiente y transparente de los hechos, tal y como han pedido el Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, y la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini; así como que los responsables de los asesinatos sean juzgados ante la Corte Penal Internacional, u otros Tribunales Internacionales, y sus víctimas reparadas ante un caso, el asesinato de manifestantes pacíficos, que es una intolerable práctica habitual de impunidad del Ejército israelí. Sólo en 2017, 20 personas palestinas murieron en manifestaciones, con casos tan graves como el de Abu Thuraya, disparado mientras se manifestaba en su silla de ruedas en Gaza en diciembre del pasado año.

Dada la gravedad de la situación, y hasta que no se garantice esa investigación independiente y transparente, urgimos al Gobierno de España a que convoque al Embajador de Israel en España y tome todas las medidas diplomáticas necesarias. Exigimos al Gobierno que vuelva a suspender la exportación de armas y acuerdos de seguridad con Israel, como ya hizo durante la guerra de Gaza en verano de 2014, para evitar violaciones de derechos humanos castigadas por la legislación española, europea e internacional sobre comercio de armas.

Ante la decisión del Presidente de EE.UU., Donald Trump, de trasladar el próximo 14 de mayo de la Embajada de EEUU a Jerusalén, decisión que no sólo es un ataque contra las instituciones del multilateralismo democrático y la legalidad internacional sino que podría agravar aún más la situación en la zona, la Unión Europea no debe dejar pasar un segundo para actuar para evitar una catástrofe aún mayor y garantizar los derechos de la población palestina. Desde En Comú Podem seguiremos trabajando por la exigencia de cumplimiento de la legalidad internacional y los derechos humanos; el fin de la ocupación y el bloqueo, contra el apartheid y por el reconocimiento del Estado de Palestina.