En Comú Podem critica al Gobierno por llegar tarde y mal a la tramitación de la ley de cambio climático

El  Gobierno llega tarde para tramitar la ley de cambio climático y transición energética. Lo hace cuando la legislatura ha terminado, después de que la ministra Teresa Ribera se comprometiera a presentar la ley de cambio climático antes de fin de año. Desde En Comú Podem, consideramos que la presentación de hoy sólo tiene fines electoralistas. La inacción del Gobierno condena a España a seguir sin reformas legales que requieren de la profundidad suficiente para cubrir todos los sectores afectados y para tomar en consideración los efectos de todas las transformaciones.

Para el portavoz de energía del Grupo Confederal y diputado de En Comú Podem, Josep Vendrell, el Gobierno “llega tarde” cuando no hay posibilidades de debatir y aprobar la ley en el Congreso y cuando el Gobierno plantea objetivos poco ambiciosos que no están a la altura del reto del cambio climático. Para Vendrell, España no puede esperar a 2030 para reducir el precio de la electricidad. “Es imprescindible abordar de forma inmediata la reforma del mercado eléctrico para poner fin a los beneficios injustificados del oligopolio, los llamados beneficios caídos del cielo“, ha remarcado.

El Gobierno plantea un Proyecto de  Ley de Cambio Climático y para el establecimiento de un marco de certidumbre y equidad en la transición a una economía descarbonizada cuando no tiene posibilidades reales de aprobarse. En este contexto, la propuesta del Ejecutivo resulta más que decepcionante, “es una auténtica tomadura de pelo a la ciudadanía”.

Incluso los contenidos desgranados por la propia ministra son decepcionantes, tanto por su falta de ambición como por su falta de concreción y profundidad. Buen ejemplo de ello es el cambio de criterio de la ministra, que ha pasado de considerar que la prohibición de vehículos contaminantes para 2040 era un plazo prudente a claudicar ante las presiones y decir que no sería coherente ni práctico establecer límites en este sentido.

La ministra de Transición Ecológica ha planteado en su intervención numerosos brindis al sol que resultan alarmantes por su escaso impacto. Entre ellos, limitar las herramientas contra la pobreza energética a una estrategia que marque objetivos futuros  para un problema que afecta hoy y ahora a más de seis millones de hogares en España. El Gobierno no ha cumplido sus compromisos y, debido a la subida de precios de la electricidad y a la merma de protecciones, cada vez hay más personas en situación de pobreza energética.

“No va a existir una transición energética y un cambio de modelo sin un detalle de los mecanismos por los que se impulsará la instalación de fuentes de generación renovable”, remarca Vendrell. Del mismo modo, es inviable lograr los objetivos pretendidos sin la profunda reforma que requiere el mercado eléctrico. Los retos de este cambio son poner fin a las graves disfuncionalidades que ha manifestado durante sus dos décadas de funcionamiento, adaptarlo al mix con alta penetración renovable que ha de alcanzarse en el periodo 2020-2030 y diseñar, de forma inmediata, un nuevo sistema de subastas planificado en el tiempo. En este sentido, es especialmente llamativo el incumplimiento programático del PSOE al no configurar un calendario concreto de cierre de las centrales nucleares para prohibir su uso más allá de los 40 años de vida.

El Grupo Parlamentario Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea considera que el actual Gobierno ha actuado como el anterior, “dejando pasar el tiempo y haciendo propaganda electoral cuando más le ha convenido”. Los anteriores ejecutivos registraron una Proposición de Ley pocos días después de ser forzados a abandonar el Gobierno y el actual hace lo mismo unos días antes de la disolución de Cortes.