En Comú Podem exige al Gobierno garantizar unas condiciones dignas de trabajo para los trabajadores y trabajadoras domésticos

El grupo de En Comú Podem en el Senado ha presentado una moción en la que se exige al Gobierno ratificar el Convenio nº 189 y la Recomendación nº 201 de la Organización Internacional del Trabajo para garantizar unas condiciones dignas de trabajo para las personas que prestan trabajos domésticos. Tal y como ha destacado el senador, “las trabajadoras del hogar tienen unas de las condiciones laborales más paupérrimas de nuestro país” ya que no tienen derecho a prestación por maternidad, desempleo, jubilación anticipada y están sujetas a ser víctimas de toda clase de abusos. Es por eso que ha pedido apoyo para este sector al considerar que está “infravalorado socialmente, invisibilizado, precarizado y mal remunerado” pese a dar empleo a 614.000 personas según datos de la última EPA.
El Convenio establece las condiciones laborales mínimas del sector y dispone los derechos y principios básicos con el fin de lograr unas condiciones dignas y decentes para los trabajadores y trabajadoras domésticas, como son la libertad de asociación, la negociación colectiva, la eliminación del trabajo forzoso, y abolición del trabajo infantil. Sin embargo, la mayoría del PP en el Senado ha bloqueado la moción pese a que se trata de un convenio internacional vigente en 17 países, entre los que se encuentran la mayoría de países europeos y otros como Bolivia, Colombia o Filipinas. “A pesar del compromiso adquirido en sede parlamentaria, el Gobierno ha decidido no ratificar el Convenio, y lo hace sin dar argumentos claros que motiven esa decisión”, ha afeado el senador Óscar Guardingo a los populares, remarcando que “dejan a las trabajadoras del hogar en condiciones de desigualdad respecto a otros sectores”.
Guardingo ha reconocido que tanto la Ley 27/2011 sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de seguridad social y el Real Decreto 1620/2011 que regula la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar representaron “un gran avance” ya que equiparaba con el resto de los trabajadores por cuenta ajena, tanto en las condiciones de trabajo como en la protección en la Seguridad Social, exceptuando el despido y la prestación por desempleo. Sin embargo, tal y como ha señalado el senador, el Real Decreto 29/2012 supuso “un paso atrás” ya que dejó desprotegidos a aquellos que trabajaban menos de 60 horas mensuales. “A no ser que acepten un retroceso en el reconocimiento de los derechos de este colectivo, es incomprensible que no se rectifique un convenio que pretende dignificar el trabajo del servicio doméstico”, ha apuntado Guardingo.