En Comú Podem insta al Gobierno a respetar y fomentar el uso del occitano según la normativa europea

Sara Vilà: “La sentencia del TC contra el uso preferente del occitano está fuera de lugar y pone en riesgo, de nuevo, la convivencia lingüística de Catalunya”

La senadora de En Comú Podem, Sara Vilà, ha registrado una moción en la Comisión de Cultura de la Cámara Alta para reclamar al Gobierno que respete el uso del occitano en el Aran tal como se establece en los tratados y acuerdos europeos, los cuales obligan a respetar la diversidad lingüística y cultural de la Unión Europea, así como a conservar el patrimonio cultural. “El occitano es una lengua en grave peligro de extinción, según la misma UNESCO, porque es hablada por menos del 30% de la población de su territorio”, ha apuntado Vilà.

La moción llega al Senado después de que el Tribunal Constitucional haya declarado inconstitucionales y nulas las expresiones “preferente” y “otorgarle posición preferente”, en referencia al uso del occitano respecto al castellano y al catalán, incluidas en la Ley 35/2010 del Parlamento de Catalunya con la cual se pretendía proteger e impulsar esta lengua. Para la senadora Vilà, la sentencia del TC “está completamente fuera de lugar”, puesto que el occitano, al ser una lengua hablada por menos de 10.000 personas, “no supone en ningún caso un peligro para el orden constitucional”.

La senadora considera que con esta sentencia el TC “pone en riesgo de nuevo la convivencia lingüística de Catalunya”, puesto que decir que no pueden haber ‘lenguas preferentes’ en los territorios de dónde son propias, para revertir situaciones de desigualdad, “es como decir que tampoco podemos hacer políticas de discriminación positiva para luchar contra la desigualdad”. Por Vilà, es importante entender que en el contexto de las lenguas regionales y minoritarias, la calidad de ‘preferente’ que otorga la Ley 35/2010 al occitano es la herramienta para corregir situaciones históricas de desequilibrio de una de las lenguas oficiales respecto de las otras. Además, tal como ha apuntado, esta sentencia atenta contra la CELROM y la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

Hay que recordar que la sentencia del TC anula ciertas expresiones de la Ley 35/2010 que regula el uso del occitano y establece medidas de amparo y promoción de su uso para conseguir la normalización, así como medidas de fomento para garantizar la presencia en todos sus ámbitos. Una ley, que como explica Vilà, “genera un gran consenso social tanto en el Aran como en Catalunya”, puesto que fue aprobada por una mayoría amplia en el Parlamento de Catalunya.

El occitano es la lengua con la cual en Occidente nació la poesía en lenguas románicas y la única lengua europea sin Estado con un Premio Nobel de Literatura. “Si finalmente el occitano desaparece, el TC habrá sido cómplice de la muerte de la lengua de los ciudadanos del Aran y con tantos siglos de historia”, ha sentenciado Vilà.

El texto registrado insta al Gobierno, pues, a respetar la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europa, la cual en su artículo 22 impone la obligación de respetar la diversidad lingüística, y el artículo 3 del Tratado de la Unión europea, donde se establece que la UE respetará la riqueza de la diversidad cultura y lingüística, y velará por la conservación y desarrollo del patrimonio cultural europeo. Por otro lado, también exige respetar la Carta Europa de las Lenguas Regionales y Minoritarias, donde se alertaba de la vulnerabilidad del aranés respecto a otras lenguas y sobre la necesidad de asegurar su promoción y uso.