En Comú Podem reclama que se reconozca la aporofobia como agravante en los casos de delitos de odio

Las agresiones motivadas por el rechazo a la pobreza son un fenómeno en aumento pero invisibilizado. Las medidas registradas instan a que se incluya el agravante de aporofobia en el Código Penal.

Jaume Moya y Joan Comorera, portavoces de Justicia del Grupo Confederal Unidos Podemos – En Comú Podem – En Marea en el Congreso y en el Senado, respectivamente, han registrado hoy unas propuestas no de ley que deberán debatirse en la Comisión de Justicia de ambas cámaras, por las que se insta al Gobierno a que reconozca la aporofobia como agravante en los casos de delitos de odio. “Si bien la discriminación por motivos de patrimonio de la persona viene expresamente prohibida por la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, el ordenamiento jurídico español no la contempla como circunstancia agravante en los delitos contra las personas”, ha manifestado Jaume Moya, diputado de En Comú Podem. “En los últimos años se está produciendo un aumento de delitos contra personas sin recursos y contra indigentes sin techo por el mero hecho de serlo, con ataques a la dignidad humana”, explica Joan Comorera, senador de En Comú Podem. “Por ello creemos que hay que resolver la falta de tipificación como agravante genérica en el Código Penal de la aporofobia y situarla en el mismo plano que la xenofobia y el racismo”, añade.

La aporofobia es un término acuñado en los años 80 que define el fenómeno del rechazo a la pobreza manifestado a través del odio, la repugnancia o la hostilidad ante el pobre, el sin recursos o el desamparado. Dada la situación de precariedad y vulnerabilidad de las víctimas, es un fenómeno poco denunciado, y por tanto también invisibilizado. No obstante, numerosos informes apuntan que es cada vez más frecuente, agravado en ocasiones con escarnio a través de las redes sociales. En Catalunya, por ejemplo, un reciente informe de la Fundación Arrels basado en 348 entrevistas a personas sin techo de la ciudad de Barcelona  señalaba que el 37% de ellas afirmaban haber sido víctimas de agresiones.

El Código Penal, sin embargo, solo recoge como agravantes de la responsabilidad los “motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación referente a la ideología, religión o creencias de la víctima, la etnia, raza o nación a la que pertenezca, su sexo, orientación o identidad sexual, razones de género, la enfermedad que padezca o su discapacidad”. No lo hace con los motivos aporafóbicos de odio a la situación socio-económica de pobreza, precariedad o de sin hogar de las víctimas, a pesar de que es evidente que estas situaciones incrementan también su vulnerabilidad.

Por ello, las proposiciones registradas por En Comú Podem instan al Gobierno a presentar un proyecto de ley orgánica de modificación del Código Penal para que se incluya el agravante de aporofobia o el odio contra las personas pobres y en situación socio-económica precaria y de vulnerabilidad, en las circunstancias que agravan la responsabilidad criminal.