En Comú Podem se suma al rechazo de las medidas xenófobas y racistas de Trump

La aplicación de la orden ejecutiva de Trump contra refugiados e inmigrantes de siete países es profundamente discriminatoria. A la polémica construcción del muro de la frontera con México, se suman las trabas administrativas a la llegada de migrantes en EEUU y el recorte de fondos federales a las denominadas “ciudades santuario” que ofrecen protección a la gente indocumentada, así como la orden ejecutiva, profundamente discriminatoria, firmada el viernes y que veta el acceso a los EEUU a siete nacionalidades de países de mayoría musulmana -aunque tengan doble nacionalidad- y la moratoria de acceso a quien solicite asilo procedente de Siria.

Estas medidas vulneran la legislación internacional en derechos humanos, ya que discriminan por origen, religión o nacionalidad; y porque retornan a sus países de origen sin tener en cuenta si están sufriendo persecución.

Miles de personas se están viendo afectadas por estas medidas, especialmente los sectores más vulnerables, con el propósito de vincular peligrosa e injustamente la lucha antiterrorista con la religión y la eficacia de las leyes de inmigración, en vez de vincularla a la construcción de la paz.

Donald Trump y su gobierno hablaban de sólo 109 personas retenidas en aeropuertos estadounidenses, pero no tienen en cuenta ni las 398 a las que no se ha dejado embarcar embarcar, ni a las 393 se les ha acabado expidiendo una nueva tarjeta verde de residencia, ni a las 200 a las que se les ha prohibido la entrada una vez aterrorizadas en EEUU.

El gobierno del estado se ha mostrado hasta ahora cómplice, en lugar de mostrar preocupación y denunciar la deriva autoritaria, machista y xenófoba del gobierno de EEUU. La diplomacia no debe chocar con la defensa de los derechos humanos, la equidad de género y la justicia social.

Por todo ello, nos sumamos a la concentración del sábado 4 de febrero a las 12h ante el consulado de EEUU en Barcelona.