Lucía Martín: “Con la ley de la PAH queremos que sus victorias dejen de ser la excepción para pasar a ser la norma”

El Congreso da luz verde a la tramitación de la Ley de Emergencia Habitacional de la PAH

El Congreso de los Diputados ha dado el primer paso para tramitar la Ley de Emergencia Habitacional elaborada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Con el apoyo de la mayoría de grupos, la Cámara Baja ha aprobado la toma en consideración de la Ley del “Sí se puede”, que supone un paso de gigante en la organización ciudadana que puso ante el espejo a los culpables de la crisis. La portavoz de En Comú Podem, Lucía Martín, ha destacado que se trata de una iniciativa “trabajada por la gente que lleva casi 10 años dejándose, literalmente, su cuerpo defendiendo a sus vecinas de un entramado económico y legislativo que sobreprotege a los más fuertes y pisa a los más débiles”.

Por todo ello, la ley de la PAH busca que, por fin, el acceso en la vivienda en este país tenga unas reglas de juego que impidan que siempre gane la banca. Para conseguirlo, hay que hacer posible las 5 de la PAH:

1. Regular la dación en pago retroactiva: una modificación legal para que la gente que no pueda pagar no se quede sin casa y, además, arrastre una deuda para toda la vida.
2. Fomentar el alquiler asequible y estable: hace falta una reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) que dé seguridad a las personas arrendatarias, que facilite los contratos de larga duración y que impida los brutales incrementos de precios.
3. Acabar con los desahucios: ningún desahucio de vivienda habitual puede producirse sin un realojo garantizado. Los grandes propietarios tienen que tener la obligación de ofrecer un alquiler social y se tiene que ayudar en los Ayuntamientos a prestar estos servicios.
4. Fomentar la vivienda social: se debe incrementar el parque público de vivienda social y que las familias no tengan que destinar más del 30% de sus ingresos a pagar su casa.
5. Garantizar los suministras básicos: se tienen que garantizar los suministros de luz, agua y gas porque una vivienda no son sólo cuatro paredes y un techo.

De este modo, ha dicho Martín, será posible poner punto final a “esta década perdida que nos condena a estar saltando de burbuja en burbuja”. Y es que si 2008 fue el año del estallido de la burbuja de los precios de compra, en 2018 la burbuja del alquiler está provocando que se vuelva a reiniciar el ciclo. “Cada día, cada minuto que pasa sin que el contenido de esta ley sea efectivo, contribuimos a alimentar un engranaje donde los derechos más básicos (a la vivienda, a la luz, al agua o al gas) quedan relegados a un segundo plano”, ha lamentado Martín.

La portavoz de En Comú Podem ha afirmado que los grupos que han facilitado esta nueva mayoría de cambio político “no pueden seguir estando con los brazos cruzados mientras la gente sigue obligada a abandonar sus barrios, sus amigos, sus hogares”. Para ello, es imprescindible que la Cámara, ha afirmado la portavoz de ECP, “no proponga parches a la ciudadanía sino medidas concretas, serias y profundas que resuelvan la crisis de la vivienda”.

“Nosotras hemos dejado claro que garantizar a la ciudadanía que podrá construir un hogar es nuestra línea roja para los Presupuestos Generales del Estado”. Por eso esta ley, ha insistido, “es nuestra prueba del algodón al Partido Socialista para saber si realmente está dispuesto a trabajar por el derecho a la vivienda y a ayudar a los Ayuntamientos a pinchar la burbuja del alquiler”.

Martín también ha pedido al Gobierno que los Presupuestos reviertan los brutales recortes que las políticas de vivienda han sufrido en los últimos siete años y que retire todos los recursos de inconstitucionalidad que se mantienen sobre varias leyes autonómicas en materia de vivienda.

Finalmente, la portavoz de En Comú Podem se ha mostrado emocionada y orgullosa de poder “hacer llegar al Congreso la voz de la gente a quién durante tanto tiempo se ha dado la espalda” y ha recordado que En Comú Podem quiere que las victorias de la PAH por el derecho a la vivienda dejen de ser la excepción para pasar a ser la norma”.